domingo, agosto 21, 2011

What soup?

Sin importar mucho el oficio, la generalidad dicta que el trabajo es algo que hacemos a'la de'ahuevo. Todos los integrantes de una fuerza laboral, pero así, todos-todos, desde el lacayo más anónimo de la Sección 7-G, hasta el más importante director o dueño de empresa, todos queremos (me incluyo) pasar nuestro tiempo en otro lado haciendo otra cosa. Punto.

No obstante, los Mártires de Chicago no murieron a lo pendejo y, aunque las jornadas laborales (por lo menos en mi mundo de la publicidad) rara vez se respetan, por lo menos gracias a ellos, puedo hacerla de a pedo (a medias) cada que me piden que llegue puntual y a mi hora cuando el día anterior salí cinco horas tarde.

Los Mártires de Chicago tienen prisa:
"Oigan, ¿esto se va a colgar mucho?"


Establecer y respetar horarios laborales es la clave para un trabajo y un grupo de trabajadores feliz; más que nada porque así se limita el tiempo en el que se le obliga a un ser humano a vivir su vida lejos de su vida.

¡Qué culero suena! ¿Verdad? Pero es la pura neta-completa, por mucho que te guste tu chamba y por muy bien que te lleves con tus compañeritos, ¡admítelo! Preferirías estar con tu pareja, con tus hijos, con tu familia o contigo mismo, pero no quieres pasar más de -jodido- 40 horas a la semana en compañía de gente que imponen en tu destino.


El Chip Torres ama su trabajo.

Pero regresando al tema de los horarios, éstos siempre se dividen por lo menos en tres y siempre serán los que te pongan de buenas, te pongan de malas o, así de huevos, te valgan verga. Explico:


Entrada.
"Welcome to die!", estás entrando a una dimensión en la que tu opinión vale para pura chingada, donde tienes que sonreírle a un grupo de carnales a los que quisieras darles un sandwich de puño, donde tu tiempo será recompensado por diversas cantidades de dinero que te ayudarán a solventar la vida que llevas fuera de este lugar. Bienvenido a… "La Dimensión Proletariada".


Comida.
Salir a comer es bien chido, vale camote que te gastes parte del fruto de tu trabajo en esto, y es que a fin de cuentas, ésta es una de las necesidades básicas a cubrir por las que buscaste trabajo; también te puede valer verga y al verlo como parte "del horario", pero mínimo es la parte del día más fácil de sobrellevar.

Aprovecho para compartirles dos DeavidFacts (quienes me sigan en Twitter y Facebook entenderán qué son estas madres):

DeavidFact:
Comer, en compañía de una personas a la que no quieras golpear es bueno para la digestión.

DeavidFact:
Ir a comer de malas hace que la comida sepa a caca y la caca a comida.


Salida.
Ya fuiste productivo, resolviste muchos problemas sin causar más y diste de ti todo lo que tenías que entregar, pero más importe, ya guanteaste toda la basura que tenías que aguantar y eres libre de irte a tu casa o por unos tragos que compensen el vacío que deja tu poca realización profesional. ¡Kudos!


Actualmente, tengo un trabajo bastante cool en una agencia de publicidad llamada Wunderman (pa' los que se quedaron preocupados hace dos posteos) y no me quejo del todo, me tratan mucho mejor de lo que me han tratado en muchos otros trabajos, tengo un escritorio bien bonito donde puedo poner mi juguetería y lo mejor es que tengo un jefe a toda madre, uno que bloggea y está en las ligas de este Club de la Paja, uno con el que salgo a comer y uno que, de cierto modo, me pidió que escribiera esto.


Metatron's Lounge Presenta:
Satan® Slices of Life:
"What soup?"


Miércoles 1:50 pm Oficinas de Wunderman México. Satan® pelea con un Cubo Rubik, se percata de la hora.

Satan®: Oye Deavid Author, ¿a dónde vamos a comer?
Deavid: No lo sé jefe… ¿Comida de puente?
Satan®: (cierra su puño, lo pega a su boca, levanta el dedo meñique y hace una trompetilla) ¡Prrr!
Deavid: ¿MacMugre?
Satan®: ¡Prrr!
Deavid: ¿Qué opina de unos goebos?
Satan®: ¡Jajajajaja! Ya en serio ¿a dónde vamos a tragar?

Llega Rodrigo-de-cuentas.

Rodrigo: ¿A dónde van a ir a comer?
Satan®: No lo sabemos. El pinche Deavid no le atina.
Deavid: ¿Ahora resulta que es mi responsabilidad definir nuestra fuente de nutrientes? ¡Mmmta!
Satan®: ¡Sí! ¡Hazlo!
Rodrigo: Oigan, ¿Ya probaron la comida de la señora que está cruzando el puente? Me dijeron que es buena.
Deavid: Ya lo propuse.
Rodrigo: ¿Y...?

Corte a Satan® haciendo una trompetilla.

Deavid: ¡Lo tengo! ¡Caldos Riesi!
Rodrigo: ¿Riesi?
Satan®: Podría ser…
Deavid: Pero están del otro lado del puente.
Satan®: ¡Mmmta!
Rodrigo: ¿Qué tienen contra el otro lado del puente?
Satan®: Hay que subir escaleras…

Rodrigo, Satan® y Deavid en la calle, todavía no saben a dónde irán.

Satan®: ¿Tons?
Deavid: ¿Fonda culera?
Satan®: (la emoción permea sus Wayfarer negros) ¡Uhhh! Fonda culera…
Rodrigo: ¿Fonda culera?
Deavid: Sí, fonda culera.
Satan®: ¡Fonda culera!
Deavid: A huevo, fonda culera.
Rodrigo: ¿Por qué fonda culera?



-Si algo aprendí con Sim City, es que en las zonas aledañas a los corporativos se da muy bien el comercio informal, cerca de Wunderman no es la excepción y en el área hay un sinnúmero de restaurantes, puestos de tacos/garnachas y fondas varias, de ahí que no pudiéramos decidir a dónde ir, sin embargo, hay dos fondas que constantemente pelean por el cariño de quienes buscan comer bien, pero más importante, barato.

Los dos lugares que siempre protagonizan la pelea por "La mejor fonda de la zona" son "La Fancy-Fonda" y "la fonda culera" (nótese cómo "La Fancy-Fonda" goza del lujo de las mayúsculas).

Ambos establecimientos cuestan $40 pesos por menú que consiste en sopa, arroz y plato fuerte ($45 si pidió güebito estrellado en su arroz) y aceptan vales de despensa.

Cabe destacar que los dos lugares quedan lejísimos e implican, a largo plazo, un esfuerzo mayor al de subir las escaleras de un puente, pero ¡carajo! Lo que sea mientras no sean escaleras. Créame, si hubiera una loma para subir a la Pirámide del Sol en Teotihuacán, no habría tanto deportito presumiendo que llegó a la cúspide sin perder el aliento.

Ahora los pros y los contras de las fondas:

Fancy-Fonda Pros:
  • Buena presentación al más puro estilo prole-rústico-decó.
  • Amplia variedad de menú.
  • Barra de ensaladas de la que te puedes servir las veces que quieras.
  • Meseros bien simpáticos, de'sos que hasta te dan ganas de dejarles propina. Pero sólo ganas.
  • Dan postre.

Fancy-Fonda Contras:
  • De su amplio menú, sólo dos o tres cosas están disponibles.
  • Generalmente ya no son las cosas que cuestan 45 pesos.
  • Porciones raquíticas.
  • Lo rico de la barra de ensalada se acaba en putiza y generalmente queda deliciosa coliflor al vinagre o betabel con residuos de todo lo demás.
  • Siempre hay un chingo de banda.
  • Nunca hay lugar.

Fonda culera Pros:
  • Todo cuesta lo mismo.
  • Siempre tienen todo.
  • Agua de sabor ilimitada.
  • Porciones atascadas que rara vez te terminas.
  • Toda la sal y la cebolla que le puedas poner a tu comida ¡gratis!
  • Nunca hay mucha gente.

Fonda Culera Contras:

  • Cumple con las normas mínimas de presentación, si la pintura de las paredes estuviera tantito más putiada ya no entrarían ni los clientes regulares.
  • El baño parece salido de alguna comedia en la que el Resortes interpreta a un pordiosero.
  • Siempre tienen todo, porque sólo tienen tres o cuatro platillos.
  • Atienden un don, una doña y un par de chavos, todo tan malencarados como un cerote.
  • Nunca hay mucha gente porque tienen como cinco mesas (d'sas de Carta Blanca gachísimas, por cierto). Aquí tampoco hay lugar.

Por algún motivo Satan® y yo preferimos la fonda culera, no sé, como que se nos hace más "true", Rodrigo por su lado, no tenía referente alguno, así que, como lemming, jaló con la mayoría.

Por cierto, antes de que me miente la madre por este larguísimo paréntesis, que quede claro que es importante para los sucesos por venir. Por otra parte, si piensa que este paréntesis fue una pendejada, considere que la conversación que nos fumamos entre la oficina y la fonda fue todavía más pendeja y no vale la pena recordarla.


Fonda culera. Ciudad de México. Deavid Author sentado al centro de una mesa cuadrada con Satan® a su izquierda y Rodrigo a la derecha. Se acerca la doña a tomarnos la orden

Doña: ¿Quéquieren? Hayconsoméysopadepasta.
Deavid: Consomé.
Satan®: Sopa.
Rodrigo:
Consomé.

Doña: ¿Arroz?
Deavid: Sí.
Satan®: Con huevo estrellado.
Rodrigo: Dos con huevo estrellado.

Doña: ¿Quévanaquererdeguisado?
Rodrigo: ¿Qué tiene?
Doña: Milanesadepolloyderes y tacosdorados.
Deavid: Milanesa de Pollo.
Rodrigo: De res.
Satan®: Tacos.
Doña: Ahorita se los traigo…

---Silencio incómodo.---

Rodrigo: Como que la señora habla medio golpeado ¿no?
Satan®: Es el precio de la eficacia.
Deavid: Sí, se cargan una actitud medio de la mierda, pero la comida rifa.
Rodrigo: Además, como que el lugar está medio gachito…
Satan®: Tiene rock.

La señora llega con un tazón lleno de cebolla picada, un salero y unos limones. Los arroja en la mesa. Deavid comienza a tomar trozos de cebolla y a comerlos.

Satan®: No mames, ¿cómo puedes comer esa mierda así?
Deavid: Me gusta.
Satan®: ¡Puaj! Hay gente a la que le gusta introducir espadas en su garganta y eso no lo hace bueno.
Deavid: Es cebolla, es buena para la salud. Aleja a los vampiros.
Satan®: ¡Ése es el ajo!
Deavid: Bueno… es bueno para evitar el cáncer y yo fumo mucho.
Satan®: ¡Justo lo que necesitas! Otro olor perdido en tu aliento.
Rodrigo: A mí me gusta la cebolla. (sonríe)

La doña interrumpe... realmente no interrumpe nada, el punto es que llegó con las sopas.

Doña: ¿Quiénqueríaconsomé?
Rodrigo: Yo.
Deavid: Yo.
Satan®: Para mí la sopa.
Doña: (mira culero a Satan®) A ver… consomé… (le sirve a Deavid), consomé… (le sirve a Rodrigo), sopa… (mira culero a Satan®).

Rodrigo toma el tazón lleno de cebolla y apenas arroja unos cachitos que escaparon de la cuchara en su consomé.

Deavid toma el tazón y comienza a ponerle cuantiosas cucharadas.

Satan® mira a Deavid y él y sólo él sabe, hasta este momento, lo que dicen sus pensamientos, por algún motivo piensa "¡Verga! Este cabrón le está poniendo un chingo de cebolla a su consomé… ¡Qué asco!".

Rodrigo: Oigan, está rico este consomé.
Deavid: Te lo dije.
Satan®: ¿Tú qué dices? Tú estás comiendo sopa de cebolla.


-Es difícil ganar un argumento con Satan®, por lo general tiene argumentos contundentes o bien, una necedad de proporciones bíblicas, el tema de la cebolla no se cerraría, así que decidí comerme mi sopa y disfrutar cada crunch de cada pedacito de cebolla que comiera.

Acercar mi plato a la cara es una mala costumbre que tengo, pero costumbre a fin de cuentas, por lo que tengo cierto dominio con la técnica. Por algún motivo esa técnica me traicionó ese día, y justo cuando tenía mi plato a la altura de mi cara para cucharear de cerca, el tazón se me resbaló de la mano.

¡Seguro!, se regó el consomé por la mesa, es obvio, es lógico, es lo que te esperas, pero, lo que no veías venir... lo que nadie en esa mesa veía venir fue la reacción del consomé.

Los físicos podrían explicar que el comportamiento de los líquidos a la temperatura que estaba el consomé pueden presentar variaciones en su capilaridad al caer de una distancia aproximada de 25 centímetros, o bien, que los grumos causados por el arroz, los garbanzos y los cuantiosos trozos de cebolla picada generaron una variable en la fuerza cinética que no se podría vislumbrar sin realizar las ecuaciones pertinentes antes del evento.

El punto es que, no sé cómo vergas pasó, pero...

  1. Cayó el tazón.
  2. Cayó el consomé.
  3. El consomé hizo "chanfle" en el tazón.
  4. Prácticamente todo el líquido cayó sobre Satan®.

Satan®: ¡No mames cabrón!
Rodrigo: (comiéndose su risa.)
Deavid: ¡Verga!
Doña: ¡Viejo! ¡Pásameuntrapo!


-La lógica -por lo menos una aterrizada a las masas, como la del señor Spock- diría que el único y más grande afectado por semejante tarugada sería el autor, irónico en este caso, pues a pesar de que yo fui el que tiró la sopa, a mí me cayeron, cuando mucho, un par de cuadritos de cebolla, mientras que Satan® estaba, literalmente, hecho un caldo de mi consomé.


Satan®: ¡No mames estás bien pendejo!

Corre al baño mientras se limpia con un montón de servilletas.

Rodrigo: ¡No mames! ¡Qué cagado!
Deavid: No es tu jefe… para mí no es nada cagado.
Rodrigo: Admítelo cabrón, estuvo cagadísimo.
Deavid: Sí, la neta sí estuvo muy cagado.

Satan® sale del baño frotándose la cabeza con trozo de papel estraza.

Deavid: ¿Está bien jefe?
Satan®: Tengo la cabeza llena de cebolla ¿tú que crees?
Deavid: ¿Que si fuera ajo serías el terror de los vampiros?
Satan®: ¡No mames pendejo! Lo que realmente emputa de esto es que seguro estuvo muy cagado y no lo pude.

Los tres ríen como si fuera el final de alguna serie de los ochentas mientras la señora trae lo que falta del menú.



Entra tema "Stand By Me".

-Camino a la oficina no podía dejar de pensar en lo afortunado que soy, tengo un buen jefe que vio el lado amable de la situación y se rió de lo que pasó. Sin duda esa fue la mejor comida a la que fui ese verano.

El siguiente año, Rodrigo se unió a la guerra contra el narcotráfico. Jamás volvimos a saber de él.

A regresar a la agencia, recordé que nos habían mandado un correo electrónico en el que nos pedían que no comiéramos botanas olorosas o platos fuertes pues la oficina se llenaba con el olor.

Deavid: (en el lugar de Satan®) Jefazo...
Satan®: (enfadado escribiendo un mensaje de odio en Facebook) ¿Qué quieres Mongo?
Deavid: Sólo quería recordarle las políticas de comida apestosa dentro de la oficina.
Satan®: (sin ponerle mucha atención) ¿Cómo para qué?
Deavid: Las está infringiendo... (corre)
Satan®: Pinche Deavid. ¡No es gracioso cabrón! ¡En serio no NADA es gracioso!

-Sí es gracioso.


Y Ruvalcaba opina...

Sí, fue gracioso.

12 comentarios:

Eduardo dijo...

¡Oh, la emoción de una entrada nueva! Un gustazo leerte, Autor.

Deavid Author dijo...

Por lo menos tu guerrero de Final Fantasy se nota emocionado.

Memow dijo...

Ya era hora, justo y necesario. ¿Qué tiene de malo usar escaleras?

Pepe Venegas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Asgard dijo...

hahahaha que bueno es volverte a leer pinche deavid :D

jabonozo dijo...

siempre es divertido leer estos posts.

Saludos

sly dijo...

Me parece terriblemente anormal en los post del Autor, que la mayoría de procacidades se dirijan a él, y no emanen de él, como suele suceder.

¿Qué esta pasando aquí?

lezzoh dijo...

eso chingao!1 ya extrañaba sus relatos!! xD

Sombrerudo dijo...

jajaja Stand by me y el baño de película de resortes se llevaron la noche.

Y es de día, toing!

Talisman dijo...

Leí el epílogo con la voz de Mario Castañeda, aunque creo que esa fue la verdadera intención del Autor con el tema de fondo.

Anónimo dijo...

Speachless!

Anónimo dijo...

¡No maaaames, quéeee hueva escribir tanta palabra vacía! A saltos de atleta llegué al final, sólo así terminé esta cagada de texto que únicamente a Paulo Cohelo y a los sin-vida-poco-seso que abundan en internet les interesaría.

Pinche tortura, nomás de cómico te mueres de hambre

¡No lo olvide!, estos banners son gratis y mejorarán la imagen de su sitio.