domingo, enero 02, 2005

Japi niu llir

Sí, el año 2004, junto con mi aguinaldo, mis ahorros y mi paciencia, se ha terminado. Mucha gente me ha tachado de amargado, ácido, malvibroso, pesimista y por supuesto, manchado, pero me tienen tan sin cuidado sus comentarios, que sólo lo menciono para que no sientan que no hago caso a sus críticas y quesque consejos para mejorar. Por cierto, aprovechando que los mencioné, los exhorto a que se los metan sus consejos por el orto.

Volviendo al tema, Diciembre es posiblemente el pior de los meses. No sólo es algo así como el recordatorio de que en los once meses anteriores no hicimos ni madres, no, no señor, este mes tiene un mugroso mensaje subliminal, una ‘letra chiquita’ que dice: “hay que mejorar”, “hay que compartir”, “hay que querer a tus semejante”, yo digo: “pinches comerciantes, dejen de mamar verga, ¿no les basta con Enero y los reyes, Febrero para vender rosas, Marzo para vender chingaderas primaverales, Abril para estafar a los padres con más juguetes ‘pa los chamacos, Mayo para vendernos más madres para la ídem, Junio para lo mismo pero para papá, Julio y Agosto para vender bronceador porque el verano ha llegado, Septiembre para hacer su mes pasado (o sea su Agosto), con banderitas, Octubre con calaveritas y Noviembre con el comienzo de la navidad?”, no mamen, ¡mínimo déjenos descansar un mes de sus campañas publicitarias!

Pinche Diciembre, como dije antes (reitero porque quiero que quede muy, pero muy claro), es el peor mes del ano... perdón, confundí la tecla, quería decir aÑo. Comenzamos con que ‘no todos trabajan’, claro está, sólo los que ‘no tenemos nada mejor que hacer’, estamos ahí en la chamba al pie del cañón. Esto se debe a que, todos los demás, prefieren irse a disfrutar del yugo crítico de sus familias más temprano a estar en la oficina; bueno... también puede ser que a ellos SÍ los quieren en su casa... sabrá Dios y la chingada.

En fin, el mes comienza y el año termina, el dinero llega y se esfuma como nuestros sueños, sin embargo, los problemas, las broncas... los pedos, esos sí que van a la alza... pinche años nuevo pitero, cada que llegan estas fechas quisiera ser judio y ahorrarme la cuesta de Enero que comienza en Diciembre.

-El Autor.


Metatron Lounge Presenta:



-Detrás del mostrador-
Desabrida vida decembrina.



ACTO I


The beginning of the end. Por algún motivo (puede ser que se trabaja como pinche burro todo el año), uno ya está un poco cansado al comenzar Diciembre, pero no hay pedo, no hay tos, es miércoles 15, a pesar de que apenas acabas de llegar a la oficina, ya puede oler ese singular aroma a aguinaldo.

-Todos los esclavos de la sección 666-A, favor de presentarse a cajas de cobro.-


¡A huevo chicharrón con pelos!, somos la sección más negreada pero nos van a pagar primero, me cae que la vida es justa con los jodidos, ¡ahhh!, La vita e bella. Ni tardo ni perezoso te levantas de tu cubículo y corres a cajas, es más, durante un pequeño instante sientes que eres especial, y no es para menos, acabas de escuchar “sección 666-A” y “cajas de cobro” en la misma oración, además, es Di-ciem-bre y ¡es quin-ce-na! La ecuación es simple, es hora del billete.
Llegas a la caja y no hay nadie, ¡qué chingón!, como no hay nadie, puedes pedir tu jugoso aguinaldo en billetes pequeños, y no habrá quien se ponga flamenco por el tiempo que te lleve. Te acercas a la caja con una sonrisa marca “Juan José Origel”.

-Sí dígame, ¿en qué puedo ayudarle?-


Ahhh que estos burócratas tan graciosos, ‘juar-juar-juar’, ¿en qué puede ayudarme?, pues en qué será, déjeme pensar... ¡ah ya!, puede darme un chingo de dinero para comprar regalos, pagar mis deudas, el teléfono, la luz y chance, con lo que me sobre, me alcanza para mi alipús.
Pones tu mejor cara, en este momento no te cuesta mucho trabajo y le pides de la manera más atenta, que te pase tu jugoso cheque.

-Sección 666-A ¿verdad? Mmm... espéreme un segundo.-


No hay prisa mi cabrón, tu tárdate lo que quieras, total, nada puede arruinarme este día... ¡un momento!, ¿qué acabo de decir?, ¡mierda!, hasta parece que no estoy consciente de las putas leyes de Murphy.
¡No!, cuando un pinche ‘Gutierritos’ te dice espere un segundo en cajas ya valió madres, porque:

a) No será un segundo, serán un chingo de minutos.
b) Algo anda mal, de lo contrario me daría mi varo inmediatamente.
c) El cabrón tiene poder sobre mi, el poder de no darme mi dinero.
d) Ya valió verga.

-Sección 666-A, muy bien, que bueno que llegó, fíjese que le tengo noticias.-


¿Noticias?, ¿Noticias?, no, no, no... no me gustan las noticias, menos cuando tiene que ver con dinero y mucho menos cuando ese dinero es MI aguinaldo, ¡puta madre!, ¿por qué no me puse mi tanga roja de la suerte?.

-Sí, fíjese que su sección fue la más productiva este año y se ganaron un bono especial además de una cuota de antigüedad en su aguinaldo.-


¡Puta tu puta, puta madre!, ¡Me parto el hocico todo el pinche año para que la puta empresa hija de su puta madre salga adelante y ustedes me salen con esta mamaaa... ¿da?... un momento... ¿nos van a dar más varo?.

-Sí.-


Ehhh... este... jeje... gracias...
Tomas tu cheque, lo haces rollito, e intentas metértelo entre las nalgas, pero tu cola está entre tus patas y te estorba. Ya, la cagaste, admitirlo no está mal... por primera vez en la vida algo sale bien... bueno, de hecho hay muchas cosas que han de haber salido bien, pero casi no se notan... como sea... ¡A HUEVO, MÁS VAAAAARO!


ACTO II


El mes sigue su curso, hay dinero, ya casi nadie va a trabajar y eso es bueno, ya no se tiene que aguantar al patrón, ni a esa loca con el ojo virulo que anda tras de uno, ni al jotito ese que se parece al Villalobos y nomás anda buscando un pretexto para ‘mascotearte’.

Pero los problemas, malestares e incomodidades en la oficina son inversamente proporcionales a los de casa, en otras palabras, mientras mejor se la pase uno en la oficina, más miserable es la vida en casa; problema aún más grande, ya es 24 de diciembre y uno no se quiere ir del trabajo, sabes que en casita asechan un montón de arpías y NO QUIERES VERLAS, es más, es preferible buscar algo que hacer en la oficina, por única ocasión en el año ¡quieres trabajar!

A la verga los fantasmas de las navidades presentes, pasadas y futuras, esos güeyes no saben nada de asustar e intimidar, están pollos a comparación de la familia. Pero en fin, al mal paso darle prisa, empacas tus mierdas y a casa.

Tomas el camino que por lo general sería el más largo, el más peligroso y el más pinche, pinche... pero hoy, 24 de diciembre, no hay nadie por ahí. Cero asaltantes, cero malvivientes, cero tráfico... ¡Maldita sea,!, ¿dónde están los generadores de pretextos cuando uno los necesita?, supongo que ellos también descansan el día del nacimiento del Niño Dios.

Uno llega a la casa de sus tías... las pinches tías que más cagan la madre, ¿por qué aquí?, ¿por qué no podemos celebrar el nacimiento de Cristo en un Table Dance?, después de todo un table también está lleno de putas sin vergüenza.
Al tocar el timbre ya puedes oler la adrenalina, la envidia, el despotismo, la hipocresía, la hueva, el odio... los malos deseos.

-¡SOBRINITO! (besitos, besitos), ¡Mi vida, mi cielo!, pásale que hace frío, estás en tu casa.-

¿No les digo?, ¿a poco no lo sintieron?

-Mira sobrino, ahí está tu tía Emma, y Jacinta, y Lula, y mira, mira...-

¡Poooota madre! Fermín... el pinche primo cuatro-ojos-asmático-billante-cómo-sólo-él-en-su-sexto-año-de-primaria. Maldito chamaco pedante, míralo nomás, presume cada diez que saca y que es el abanderado de la escolta, como si en verdad te importara.

-Hola (aspira de su chingadera esa para el asma), ¿cómo estás primo?-

Aburrido, enojado, incomodo y ya acá entre nos, hasta tengo un poquito de miedo, pero no te fijes, vamos a pasárnosla... a gusto esta navidad.

-¿Cuánto crees que sacó Fermín en ciencias naturales sobrino?-

Déjame adivinar... ¿diez?... puta madre, hubo un pinche maremoto en Asia, un incendio en una disco en Argentina, Belce-Bush fue reelegido, y nosotros estamos hablando de las calificaciones de un nerdo.

-Sobrino, cuéntanos, ¿cómo te va en tu trabajo?-

Pues mira... acá, en pocas palabras, digo... para no aburrir, ¡te vale verga!, diga lo que te diga, querida tía Matilde, encontrarás alguna manera para hacerlo menos y peor aún, comparar mis logros profesionales, con los logros académicos de un mocoso que se asusta cada que tiene una erección.

-Qué bien sobrino, que bueno que seas parte del equipo más productivo de tu empresa, eres como mi Fermín, ¿sabías que él es el jefe de su grupo? El Sexto-A, ¿Qué curioso verdad?, casi como tu sección, ¿si entiendes, Sexto-A y tu sección es la 666-A.-

Sí tía, casi como mi sección, es más, yo diría que es igual.

-¡Sobrino!, ¡amor de mis amores! (un ente se acerca rápidamente)-

¡Foc!, no, no es posible... el horror hecho mujer, la bestia más malvada de todas... sí hay algo peor que una tía que comparte un lazo consanguíneo es una tía política viuda que se acopló a la familia.

-Sobrino, sobrino, sobrino, te he extrañado (abrazo que más parece faje), te he ex-tra-ña-do mu-cho... mucho.-

Este... sí, se nota... que me extrañas... (gulp), Fermín... me decías de tus calificaciones... ¿y cómo vas en... en...? Qué se yo, ¿en algo que estudies en la primaria?

La noche sigue, extraordinarios cuentos de las tías, padres, hermanos y abuelos, recuerdos de las glorias del pasado, la mediocridad del presente y el interesantísimo debate del hubiera, todo aderezado con bacalao y romeritos.

Se hace un intercambio de regalos, como siempre, te toca una corbata y unos hermosos zapatos que ni te quedan, pero está bien, ya tienes regalo para el portero del edificio donde vives. Como siempre, uno regala vales para que los cambien en una plaza comercial, es extraño, cuando se entregan los vales, se nota un odio por parte del que los recibió y de la familia en general, no es comprensible. Pinche misterio, supongo que es igual para ellos cuando uno pone geta por recibir una corbata y unos zapatos dos números menores al que uno usa..

Repartir abrazos (de Judas) y largarte, siempre será lo más fácil, es hasta una especie de catarsis, saber que te alejas de ese nido de víboras te hace sentir bien.

-¿Te esperamos al recalentado mañana sobrino?-

Sí, nomás que búsquense una silla muy, pero muy cómoda... los veo hasta el 31.

ACTO III

¿Fin de año?, ¿principio de año?, ¡bah!, es la misma mierda, ya no tienes dinero, tu suculento aguinaldo sólo sirvió para regalar un montón de vales que nadie vio bien y que de seguro, terminaron perdidos en el juego de turista mundial del primo Fermín, o de portavasos. Con el sobrante del dinero, apenas se completó para pagar las deudas y dejar algo que evite que te congelen la cuenta en el banco. Feliz navidad ¡mi culo!

Pero ya, ya mero se acaba el año y con éste, el martirio de soportar a toda la familia reunida, de nuevo, te encaminas a casa de tus tías-arpías, el camino, ya te lo sabes, de hecho lo mencionan en una rola de AC/DC, Highway to Hell creo que es.

Todavía no se toca el timbre y las dudas llegan a la sesera: ¿Y si mejor me largo?, ¿y si digo que me accidenté?, ¿y si me hago pendejo?... tengo una botella de ron... puedo hacer mi fiesta privada... ¡claro!

Pero ya estamos en casa de las ‘artías’, total, ¿qué más podemos perder?, ¿tiempo?, ¿vida del hígado?, mingue su chadre... uno no tiene que verlas diario, y pus... pus... ¿qué importan las manoseadas de la tía política?, igual, valen queso las estúpidas pláticas de la tía orgullosa por su chilpayate asmático, o las del abuelo y sus recuerdos de la revolución, y ni qué decir de la amena plática de pá’ y má’ que nunca estarán de acuerdo con la vida que uno decide, así como la ausencia de los hermanos que prefirieron irse de farra con los cuates o a coger con el amante en turno, ¡ellos se están perdiendo de un momento irrepetible!

¡Ja! No mames... eso ni yo me lo creí... mejor le doy un trago a mi ‘tella de ron para darme valor y soportar otro feliz... feliz... año nuevo.


PD: El Autor, el Metatron y sus cuatachos quieren agradecerle a todos los que a través de esta corta temporada, han entrado a leer el bonche de pendejadas que escribimos esporádicamente, aprovechamos el ‘mood’ del año nuevo para proponernos actualizar más seguido, claro está que este tipo de mamadas de los propósitos de año nuevo sirven para dos cosas... pero igual, nos hace sentir un poco de remordimiento si no lo cumplimos.

Como sea, esperamos que este año (entiéndase el 2005), sea mejor que el pasado para todos ustedes, para nosotros... para el mundo, y recuerden, si se sienten solos, incomprendidos y con ganas de ponerle sus chingadazos a la vida: busquen unos buenos cuatachos que anden de ociosos y que comience la crapulencia.

Feliz año nuevo (putos, culeros).

-El Autor.
-El Metatron.
-Sus cuatachos.

2 comentarios:

un cabron cualquiera dijo...

mira q ser eel unico q puso un mensaje y eso por q ya me avente todo hasta junio del 2005, osea q le pique ahí onde dice "Juanary" para leer mas pendejadas

q poca madre

el antes masterq dijo...

es de las mejores "vidas en el mostrador".
---
no más entre aqui por el link de "kerido diario"

¡No lo olvide!, estos banners son gratis y mejorarán la imagen de su sitio.